Sandbox

¿Qué es el Sandbox?

 

El Sandbox es un espacio de pruebas controlado que identifica una serie de proyectos innovadores que mejoran la prestación de servicios financieros, con unos protocolos de supervisión, una apuesta clara por un criterio de proporcionalidad y el principio de igualdad de trato para las entidades, que nacía con el objetivo de situar a España como referente europeo en innovación

El Sandbox facilita la inversión en Fintech e Insurtech, ya que el Anteproyecto de ley, que fue aprobado de forma definitiva el pasado 4 de noviembre de 2020, dentro de la Ley para la Transformación Digital del sector financiero, dibuja un escenario donde las entidades financieras y el capital riesgo puedan invertir en startups y colaborar con ellas.

Con su aprobación, España se sitúa como uno de los países de referencia en el ámbito de la regulación Fintech, animando la atracción y mantenimiento del talento nacional e internacional.

FUNCIONAMIENTO

Seguridad jurídica, actualización e innovación.

Cómo funciona el Sandbox español

El Sandbox es garante de seguridad jurídica para todos aquellos interesados en el desarrollo de modelos de negocio de fusión entre lo financiero o asegurador y lo tecnológico. Además, se asegura la permanente revisión y actualización de la regulación que afecta al ecosistema Fintech, consiguiendo que la lejanía entre la innovación y la regulación sea cada vez menor.

REGULACIÓN Y SUPERVISIÓN

Ministerio de Economía, Tesoro, CNMV, Banco de España y (DGFP), Agencia de Protección de Datos y SEPBLAC

¿Qué Reguladores y Supervisores están implicados?

El Sandbox depende del Ministerio de Economía. El Tesoro es el regulador que acoge, mediante ventanilla única, a los proyectos que se postulan al Sandbox. Tras la recepción de los proyectos, los supervisores son los encargados de tutelar y trabajar con el promotor del proyecto en el desarrollo del mismo; a saber, los supervisores son Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Banco de España y Dirección General de Seguros y Fondos de Pensión (DGFP) con la colaboración de la Agencia de Protección de Datos y el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (SEPBLAC).

Cada uno de los tres primeros supervisores citados, CNMV, BdE y DGSFP, se encargarán de velar por el desarrollo de los proyectos elegidos y por la protección de los clientes reales que participen en la operabilidad de los proyectos Sandbox.

¿Cuáles son los requisitos que existen para acceder al Sandbox?

INNOVACIÓN

Que sea un proyecto innovador aplicable en el sistema financiero o asegurador

MADUREZ

Que cuente con un grado de avance suficiente, de forma que se presenten proyectos en un estado maduro y se puedan poner en marcha con clientes reales.

VALOR AÑADIDO

Que aporte valor añadido, facilitando el cumplimiento normativo, mejorando la calidad de los productos o servicios financieros o de seguros, incrementando la protección de los usuarios, contribuyendo a una mayor eficiencia de los mercados o proporcionando mecanismos que mejoren la regulación o supervisión

MEMORIA

Presentación de una memoria que identifique y explique de forma clara, concisa y sencilla en qué consiste el proyecto y sus mejoras a la industria financiera y de seguros. Esta memoria debe ser presentada al Tesoro a través de su ventanilla única en plazo y forma indicados por el regulador

Modalidades del Sandbox

El Sandbox español admite dos tipos de modalidades: exención y no sujeción

EXENCIÓN

El Sandbox permitiría, bajo la modalidad de exención, que las entidades fintech e insurtech disfruten de un periodo de pruebas en el que puedan ir alcanzando los requisitos de obtención ordinaria de una licencia, para operar, por ejemplo, en el mercado de valores, bancario, servicios de pago o asegurador (tales como requisitos de capital, solvencia, gobierno corporativo, etc.) gradual y progresivamente. De esta manera no se les exigiría el cumplimiento de todos estos requisitos ab initio, lo que podría suponer un claro obstáculo para la viabilidad económica y la supervivencia de muchas de estas empresas, sino en sucesivos estadios graduales a medida que vayan alcanzando un cierto estado de maduración. La innovación sería un factor esencial para la aplicación de la exención

NO SUJECIÓN

Por otro lado, bajo la modalidad de no sujeción, el Sandbox permitiría que las entidades fintech e insurtech que realicen actividades no expresamente reguladas hasta la fecha (por ejemplo ICOs, neobanks, intermediación de cryptocurrencies) empiecen a probar sus productos en un espacio de pruebas seguro o controlado permitiendo así lanzar este tipo de productos y servicios innovadores al mercado con el respaldo de los reguladores y con el consiguiente beneficio para el cliente final y para el propio mercado, aportando una mayor seguridad jurídica y confianza.

¿Qué oportunidades ofrece el Sandbox español?

El Sandbox tendrá un impacto decisivo en el desarrollo del sector Fintech e Insurtech en España sobre la transformación digital de la industria financiera y aseguradora, en el nacimiento de muchos nuevos negocios y la actualización de la regulación.

Su desarrollo en España impulsará la generación de nuevas iniciativas en el ecosistema Fintech, facilitando el acceso a la financiación y propiciando una mayor competencia, reduciendo las barreras de entrada, así como animando la atracción y mantenimiento del talento nacional e internacional y abriendo la puerta a que las entidades financieras y de capital riesgo puedan invertir en startups.

Convocatorias Sandbox

La primera ronda del Sandbox, cerrada el pasado 23 de febrero, contó con un total de 67 proyectos presentados, de los que se seleccionaron 18 por parte del Tesoro, de los que 10 correspondieron al Banco de España, 4 a la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) y 4 a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Entre las iniciativas finales elegidas por el Tesoro se encuentran cinco proyectos de asociados AEFI (Cobertoo, Regtech Solutions, Mi Legado Digital, Onyze y Pensumo) los cuales han logrado reunir los tres requisitos indispensables que marca el regulador, siendo incluidos entre las 18 iniciativas resultantes de la primera ronda del Sandbox.

La segunda convocatoria del Sandbox está activa desde el 1 de septiembre, fecha en la que da comienzo la recepción de candidaturas, y cuyo plazo finalizará el 13 de octubre.

¿Quieres formar parte de AEFI?

Ayúdanos a impulsar el talento en el sector FinTech en España.